Ir al contenido principal

Calle de Mira al Prado (ahora tramo de Rayón)

  • Nomenclatura de 1840: Calle de Mira al Prado (tramo) o Calle 1a. de Mira al Prado.
  • Nomenclatura de 1840: Calle de Mira al Prado, paralela a la Calle de Santa María (ahora tramo de Galeana) por el lado oriente; y a la Calle de la Esperanza (ahora tramo de Quintana Roo) por el lado poniente.
  • Nomenclatura de 1868: Calle 6a. de Aldama (tramo).
  • Nomenclatura de 1929: Calle de Rayón (tramo).
  • Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 1.
  • Sector (a partir de 1929): Independencia. 

Hablar de la calle de Mira al Prado es volver a los años de la virreinal ciudad de Valladolid pues es aquí donde comienza la historia referente a la nomenclatura en esta, en el año de 1794 el tramo de interés formaba parte de la Calle de Mira al Prado, siendo conocida entre los vallisoletanos tambien como la Calle 1a. de Mira al Prado (la calle de Mira al Prado se componía de cuatro cuadras y cada una de estas recibía el nombre de 1a., 2a., 3a. y 4a.), posteriormente en el año de 1840 la ahora ciudad de Morelia asigna una nueva nomenclatura a las cuadras que la componían, siendo la primera de estas que la conformaban la única que conserva el nombre de Calle de Mira al Prado (las cuadras que le seguían recibieron el nombre de Calle del Sorongo, Calle de la Industria y Calle del Miedo); un tercer cambio en la nomenclatura se presenta en el año de 1868, la cual se caracterizo por retomar las cuadras que tenía la nomenclatura colonial y por tener un aire nacionalista, de modo que ahora esta recibe el nombre de Calle 6a. de Aldama, a pesar de ser esta la nomenclatura oficial de la ciudad esta no tuvo éxito y no fue aceptada por los morelianos por lo que las calles se siguieron conociendo con el nombre de la nomenclatura anterior. Finalmente al dividir la ciudad en sectores (estos respetaron la extensión de los cuarteles) esta calle quedó dentro del Sector Independencia y para el año de 1929 se le asigna el nombre de Rayón y es con este que es conocida en la actualidad.


Placa de nomenclatura correspondiente a la de 1840, la pieza
es original de ese tiempo

Como calle de Mira al Prado correspondiente a la nomenclatura de 1840 esta corría de norte a sur, desplantaba a partir de la esquina de la Calle del Tesoro y de la Calle de la Merced (ahora cruce con Madero Poniente) por el extremo norte; y finalizaba al encontrarse con la esquina de la Calle de la Factoría y la Calle de la Libertad (ahora cruce con Allende) por el extremo sur.

Placas de nomenclatura actual y de 1840, la
pieza de talavera no corresponde a las
dispuestas originalmente

A pesar de que no se cuenta con información sobre el origen del nombre de esta calle puesto que data desde el pasado virreinal de la ciudad, por lo cual probablemente no esté documentado exactamente el porqué de esta episodio bien se puede suponer que ocurrió lo mismo que en otras calles cercanas a esta, por ejemplo, Mariano de Jesús Torres indica que la Calle de Mira al Llano (ahora tramo de Abasolo, el nombre de esta calle tambien tiene orígenes en el virreinato) recibía este nombre por la vista que tenía  hacia los llanos del pueblo de Santa Catarina, el cual se encontraba en la zona sur, lo mismo pasaba con la Calle de Mira al Río (ahora tramo de Morelos Sur, de igual manera con origen virreinal) la cual recibía ese nombre por la magnífica vista que tenía hacia las márgenes del Río Chiquito; por ende lo mismo debió ser tomado en cuenta en esta, no haciendo falta mencionar que desde aquí se tiene una perspectiva y muy buena vista aun en la actualidad y con los alcances de la urbanización de lo que en antaño eran conocidos como los Prados de Santa María de los Altos, ahora Loma de Santa María.

Vista hacia el extremo sur de la calle de
Mira al Prado


Hacia finales del siglo XIX y principios del XX, esta calle se conformaba por casas de buen aspecto y cómo céntrica contaba con buen asfalto y banqueta de cemento lo cual la hacía muy transitable, según lo refiere Mariano de Jesús Torres; la importancia de esta calle era tal dentro de la traza de la ciudad que incluso en ella establecio durante mucho tiempo su residencia el Señor Arzobispo Agapito Solórzano, en el extremo norte de esta calle.

Vista hacia el extremo norte de la calle de
Mira al Prado

En la actualidad esta calle no ha perdido relevancia dentro del paso cotidiano de la ciudad debido a que es una de las más próximas a los principales atractivos turísticos de la ciudad, como la Catedral, Plaza de los Mártires o de Armas, la Biblioteca Pública Universitaria y el Templo de la Merced; además de que resguarda buenas muestras de los estilos arquitectónicos que han imperado a través del gusto de sus moradores.

Marco de acceso a una accesoria marcada
con la letra C, la pieza data de mediados
del siglo XIX




Comentarios

Entradas populares de este blog

La Azucena de las Carmelitas (ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas)

Todos los rincones del centro histórico de la ciudad siempre tienen algo que contar, desafortunadamente con el paso del tiempo esos secretos resguardados van desapareciendo o quedando olvidados tras los muros de los templos, conventos y casonas antiguas, tal es el caso de este suceso que ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas de Valladolid y que se aferra a desaparecer de la tradición oral de la virreinal Morelia; a pesar de que del lugar referido apenas queda un cascajo de lo que antiguamente fue, esta leyenda se niega a desaparecer. Este hecho ocurrió en lo que actualmente conocemos como la Central Vieja de Autobuses, en la zona sur del centro de la ciudad y ha pasado generación tras generación de la siguiente manera:
El Convento de las Carmelitas que estaba al sur de Morelia quedó, como todos, reducido a ruinas hace más de medio siglo. Una iglesita con su campanario en forma de palma con tres campanas y una esquila para llamar a maitines, que llevaban los re…

El Cordonazo de San Francisco (ocurrió en el desaparecido templo de San Luis Rey de Francia o del Tercer Orden)

En el complejo franciscano que se encontraba asentado en la virreinal ciudad de Valladolid, hoy Morelia, aparte del templo dedicado a San Francisco de Asís, fundador de tan sublime orden, se encontraba construido otro templo dedicado a San Luis Rey de Francia que era mejor conocido entre los antiguos pobladores como la Tercera Orden, bien sabido es para los morelianos actuales que este majestuoso templo desapareció como resultado de las Leyes de Reforma, pero, ¿qué maldición desencadenó la destrucción de este templo?, y, ¿quién pagó las consecuencias de tan terrible hecho?...a continuación la respuesta.
En Morelia, del Templo de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís, joya de arte y relicario histórico, no queda ya ni el polvo. Situado en un ángulo del cementerio del antiquísimo templo de los frailes franciscanos, se erguía con su torre afiligrana y su cúpula revestida de azulejos. En su recinto al pie de uno de los altares colaterales, estuvieron sepultados los restos mor…

Calle de las Carreras (ahora tramo de Dr. Miguel Silva)

Nomenclatura de 1794: Calle del Junco (tramo) o Calle 2a. del Junco.Nomenclatura de 1840: Calle de las Carreras, paralela a la Calle del Crisol (ahora tramo de Serapio Rendón) por el lado poniente; y a una calle sin nombre (ahora tramo de Amado Nervo) por el lado oriente.Nomenclatura de 1868: Calle 7a de Bravo (tramo).Nomenclatura de 1929: Calle de Dr. Miguel Silva (tramo).Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 3.Sector actual: Revolución.
La calle de las Carreras originalmente formó parte de una de las más antiguas con las que contaba la ciudad, la mayoría de las calles del primer cuadro de la ciudad no tienen fecha exacta que marque cuando se trazaron o cuando comenzó a poblarse; esta calle aparece ya en los planos virreinales de la ciudad de Valladolid, periodo en el que esta formaba parte de la Calle del Junco, está abarcaba en su totalidad la actual calle de Dr. Miguel Silva, siendo esta la segunda de cinco cuadras que la conformaban en dirección sur a norte (esta calle no debe confu…