lunes, 31 de octubre de 2016

De los nombres que tuvieron las calles que existieron en el Barrio de San Pedro, ahora Bosque Cuauhtémoc.

El bosque Cuauhtémoc es sin duda alguna un punto de referencia para la mayoría de los morelianos y lugar de recreo para muchas familias que aprovechan lo fresco del sitio para descansar y disfrutar de la naturaleza sin tener que salir de la ciudad, la historia de este lugar es tan basta que incluso se le puede considerar como uno de los pocos sobrevivientes que ejemplificaban como se daba la sana y tranquila diversión de los antiguos pobladores, desde la virreinal Valladolid hasta la moderna Morelia.

Ubicación del Barrio de San Pedro dentro de la ciudad de
Valladolid, el trazo corresponde al plano de 1794


La primera etapa del lugar corre a la par con la fundación de la ciudad, pues es aquí cuando se consolida el Barrio de San Pedro, que es el antecedente de lo que actualmente se conoce como el bosque; este barrio se caracterizó por conglomerar en sus alrededores a una pequeña población indígena a la cual se le repartieron terrenos que fueron destinados para la creación de huertas que producían diversas frutas, tales como duraznos, perones, manzanas, higos, chabacanos, granados, etcétera; además de que también se cultivaban ahí amapolas, garbancillos, rosas de Castilla y de Jericó y enredaderas que agraciaban la apariencia de aquel primitivo barrio, es en esta etapa también donde se comienzan a sembrar los primeros fresnos que caracterizan este rincón moreliano. 

Vista parcial de un plano de 1813 donde se indico donde
estaba asentada la capilla del Barrio de San Pedro y la
de la Concepción

Como era de costumbre a este barrio o pueblecillo le fue asignado un santo patrón, teniendo a San Pedro Apóstol como personaje central la capilla que ahí mismo existió y que desafortunadamente no sobrevivió hasta nuestros días; dentro de las descripciones que hay sobre el sitio se menciona también que al ser un barrio de indígenas se componía principalmente por chozas o pequeñas y sencillas casas, de modo que posiblemente es aquí cuando comienzan a aparecer las primeras calles que permitían desplazarse a la gente con mayor comodidad. 

Durante las tres primeras nomenclaturas oficiales que tuvo la ciudad (año de 1794, 1840 y 1868) no se hace mención de estas calles quizá por la poca importancia que tenía el barrio o por lo poco poblado que se encontraba la zona, pero si se hace notoria la evolución y las modificaciones que se fueron realizando; se conocen una serie de nombres por los diversos planos que se realizaron de la ciudad, en los cuales se incluían el Barrio de San Pedro, el Barrio de la Concepción (este se consideraba parte del anterior), el Barrio de Guadalupe y el Barrio de San Juan. Uno de los primeros planos que da pista sobre estos nombres es el que se elaboró en el año de 1857, el cual incluye la nomenclatura con la que se conocían las calles de la ciudad desde el año de 1840, en él se aprecian trazadas una serie de calles dentro de los terrenos que comprendían este barrio, la nomenclatura que estas tenían era la siguiente:

De Norte a Sur:

Calle del Álamo (ahora tramo de Gertrudis Bocanegra, entre Acueducto y Ortega y Montañez).
Calle del Zopilote (ahora tramo de Gertrudis Bocanegra, entre Ortega y Montañez y Ana María Gallaga aproximadamente).

De Poniente a Oriente:

Calle de la Arquería o de los Arcos (ahora tramo de Acueducto, a un costado del Bosque Cuauhtémoc).
Calle del Pastor (actualmente no existe, pero daba continuidad en dirección hacia el oriente a la ahora calle de Antonio Alzate).
Calle del Moral (actualmente no existe, pero daba continuidad en dirección hacia el oriente a la ahora calle de Ortega y Montañez).
Calle del Granado (posiblemente esta calle sea la que actualmente lleva el nombre de Rafael Carrillo, en el costado sur del bosque).
Calle de la Pita (posiblemente esta calle forme parte de la que ahora se conoce como Ana María Gallaga, a partir de la calle de Gertrudis Bocanegra)
Calle de la Concepción (desaparecida).

Vista parcial del plano de 1857 donde se indica los terrenos
que conformaban el Barrio de San Pedro y las calles que
lo componían

Otro de los planos con la característica de contener la nomenclatura de 1840 es el que se realizó en el año de 1868 por el Sr. Ramón Alcaraz, este es más detallado y define mejor la superficie del Barrio de San Pedro, en él se mencionan las siguientes calles:

Como división entre el cuartel 4° y el Barrio de San Pedro:

  • Calle del Álamo (ahora tramo de Gertrudis Bocanegra, entre Acueducto y Ortega y Montañez).
  • Calle del Higo (ahora tramo de Ortega y Montañez, entre Sánchez de Tagle y Gertrudis Bocanegra).
  • Calle del Peral (ahora tramo de Sánchez de Tagle, entre Ortega y Montañez y  Ana María Gallaga).


Calles de Poniente a Oriente:

  • Calle del Pastor (actualmente no existe, pero daba continuidad en dirección hacia el oriente a la ahora calle de Antonio Alzate).
  • Calle del Moral: (Calle del Moral (actualmente no existe, pero daba continuidad en dirección hacia el oriente a la ahora calle de Ortega y Montañez).
  • Calle del Granado (posiblemente esta calle sea la que actualmente lleva el nombre de Rafael Carrillo, en el costado sur del bosque).
  • Calle del Pescador (posiblemente sea parte de la ahora calle de Ana María Gallaga).
  • Calle de la Cita (posiblemente sea parte de la ahora calle de Ana María Gallaga).
  • Calle de la Concepción (desparecida).

Vista parcial del plano de 1868 donde se distingue el contorno
del Barrio de San Pedro y las calles que en el se encontraban

En otra ocasión tocaremos a fondo la siguiente etapa en cuanto a nomenclatura del referido Paseo de San Pedro.

viernes, 21 de octubre de 2016

Calle del Indio Triste (ahora tramo de García Pueblita)

  • Nomenclatura de 1794: Callejón del Sauz (tramo)
  • Nomenclatura de 1840: Calle del Indio Triste
  • Nomenclatura de 1868: Calle 5ª de Allende (tramo)
  • Nomenclatura de 1929: Calle de García Pueblita.
  • Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 2
  • Sector actual (a partir de 1929): República

Durante mucho tiempo la calle a la que nos referimos en esta publicación fue la orilla de la pequeña ciudad por el lado norte, su creación bien pudo darse a la par con la erección del complejo conventual de los Carmelitas en la época virreinal, a finales de esta etapa aquella zona se encontraba escasamente poblada, no gozaba de la algarabía que tenían las calles más céntricas por encontrarse a las orillas de los pantanos que se formaban en época de lluvias entre esta zona y el cauce del Río Grande (ahora colonia Industrial), probablemente fue una zona poco ocupada y solitaria pues en el extremo que veía al norte se encontraba un depósito de cantera que daba la impresión de ser un gran muro y que a la vez servía para delimitar los terrenos de los Carmelitas. Al asignar la primera nomenclatura oficial a la ciudad esta calle formo parte del Callejón del Sauz (este se extendía desde la ahora Avenida Morelos Norte hasta la Avenida Héroes de Nocupétaro aproximadamente), el nombre de este callejón bien pudo surgir a raíz de que en esta zona abundaban los sauces llorones, árboles que se encuentran casi siempre a las orillas de ríos, lagos y zonas pantanosas por su alto contenido de humedad. Casi medio siglo después, en el año de 1840 las autoridades municipales de Morelia deciden asignar a las calles existentes una nueva nomenclatura, solo que ahora los nombres fueron asignados por cada cuadra, de modo que este tramo recibió el nombre de Calle del Indio Triste, poco tiempo fue oficialmente llamada así, pues en el año de 1868 le es asignada otra nomenclatura a la ciudad, esta retomo los estándares virreinales (varias cuadras con el mismo nombre), de modo que ahora la del Indio Triste se integró a la Calle 5ª de Allende, a pesar de ser esta una nomenclatura más formal y nacionalista, la población no se adaptó fácilmente a este cambio y siguió ubicando las calles con los nombres asignados en 1840. Finalmente, y con la supresión de los cuarteles para dividir políticamente la ciudad, ahora llamados sectores, la 5ª de Allende cedió su nombre para ser conocida como la Calle de García Pueblita, permaneciendo así desde el año de 1929 hasta hoy día.

Placa de nomenclatura antigua ubicada en CdMx, la de
la ciudad de Morelia no existe en la actualidad

Como calle del Indio Triste corría de oriente a poniente desplantando a partir de la esquina de la Calle de 2ª del Río y la Calzada del Carmen o Calle de la Cuesta (ahora cruce con Morelos Norte) por el extremo oriente, y finalizaba al encontrarse con la Calle del Llorón (ahora cruce con la calle de Juárez aproximadamente) por el extremo poniente.

Vista hacia el extremo poniente de la Calle
del Indio Triste 

Respecto al porqué del origen de este nombre tan peculiar no hay fuente que de pista sobre tal hecho, únicamente podemos mencionar que este nombre gozó de fama en las nomenclaturas de distintas ciudades en el país, por ejemplo, en la ciudad de México se encontraba una serie de calles que ostentaban el nombre de Calle del Indio Triste, lo mismo ocurrió en la ciudad de Pátzcuaro, pues en un plano de 1895 se hace mención de una calle también con este mismo nombre. En el primer caso el nombre proviene desde la época virreinal originándose a partir de una leyenda que goza de mucha fama denominada "La Esquina del Indio Triste". La asignación de las nomenclaturas durante el siglo XIX seguía una metodología muy simple, pues se echaba mano del entorno de la calle a nombrar (sucesos, leyendas, templos, árboles, fuentes, personas, tiendas, etcétera), ocurriendo así en la capital del país, y quizá en las demás ciudades, incluida Morelia el nombre se tomó simplemente a forma de homenaje hacia aquella célebre calle de la urbe capitalina.

Vista parcial del plano de Pátzcuaro en el que se observa
señalada la Calle del Indio Triste


Antiguamente esta calle tenía poca importancia dentro de la traza de la ciudad, este originado por su cercanía a los pantanos que se formaban y los cuales eran considerados como lugares insalubres y por su geografía, aun en la actualidad la calle pasa de cierta manera desapercibida pues parece estar hundida, durante la segunda mitad del siglo XIX se abrieron varias calles en lo que anteriormente había sido parte de la huerta y cementerio de los Carmelitas, hecho que vino a dar un poco de vida al sitio pues se comenzó a poblar al darse dicho fraccionamiento del terreno, también era conocida por ser una de las calles que conducía al desaparecido Paseo de las Lechugas (este corría sobre la calle de Guillermo Prieto, partiendo desde su cruce con García Pueblita), con la llegada del Ferrocarril Nacional Mexicano a la ciudad y la instalación de la estación de este en la zona norte, el lugar comenzó a ser más concurrido. Hoy en día es una de las pocas calles que conserva un aire de antaño al contar con empedrado en su trayecto, este fue colocado ya bien entrado el siglo XX pero sirve a modo ilustrativo de cómo es que lucían las calles antes de la llegada del concreto.

Vista hacia el extremo oriente de la Calle del
Indio Triste

Por si les quedo duda y quieren conocer la leyenda de la Calle del Indio Triste, les dejo el siguiente link donde podrán conocer esta historia tan arraigada en la historia de la capital. 

sábado, 8 de octubre de 2016

Calle de Mira al Prado (ahora tramo de Rayón)

  • Nomenclatura de 1840: Calle de Mira al Prado (tramo) o Calle 1a. de Mira al Prado.
  • Nomenclatura de 1840: Calle de Mira al Prado, paralela a la Calle de Santa María (ahora tramo de Galeana) por el lado oriente; y a la Calle de la Esperanza (ahora tramo de Quintana Roo) por el lado poniente.
  • Nomenclatura de 1868: Calle 6a. de Aldama (tramo).
  • Nomenclatura de 1929: Calle de Rayón (tramo).
  • Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 1.
  • Sector (a partir de 1929): Independencia. 

Hablar de la calle de Mira al Prado es volver a los años de la virreinal ciudad de Valladolid pues es aquí donde comienza la historia referente a la nomenclatura en esta, en el año de 1794 el tramo de interés formaba parte de la Calle de Mira al Prado, siendo conocida entre los vallisoletanos tambien como la Calle 1a. de Mira al Prado (la calle de Mira al Prado se componía de cuatro cuadras y cada una de estas recibía el nombre de 1a., 2a., 3a. y 4a.), posteriormente en el año de 1840 la ahora ciudad de Morelia asigna una nueva nomenclatura a las cuadras que la componían, siendo la primera de estas que la conformaban la única que conserva el nombre de Calle de Mira al Prado (las cuadras que le seguían recibieron el nombre de Calle del Sorongo, Calle de la Industria y Calle del Miedo); un tercer cambio en la nomenclatura se presenta en el año de 1868, la cual se caracterizo por retomar las cuadras que tenía la nomenclatura colonial y por tener un aire nacionalista, de modo que ahora esta recibe el nombre de Calle 6a. de Aldama, a pesar de ser esta la nomenclatura oficial de la ciudad esta no tuvo éxito y no fue aceptada por los morelianos por lo que las calles se siguieron conociendo con el nombre de la nomenclatura anterior. Finalmente al dividir la ciudad en sectores (estos respetaron la extensión de los cuarteles) esta calle quedó dentro del Sector Independencia y para el año de 1929 se le asigna el nombre de Rayón y es con este que es conocida en la actualidad.


Placa de nomenclatura correspondiente a la de 1840, la pieza
es original de ese tiempo

Como calle de Mira al Prado correspondiente a la nomenclatura de 1840 esta corría de norte a sur, desplantaba a partir de la esquina de la Calle del Tesoro y de la Calle de la Merced (ahora cruce con Madero Poniente) por el extremo norte; y finalizaba al encontrarse con la esquina de la Calle de la Factoría y la Calle de la Libertad (ahora cruce con Allende) por el extremo sur.

Placas de nomenclatura actual y de 1840, la
pieza de talavera no corresponde a las
dispuestas originalmente

A pesar de que no se cuenta con información sobre el origen del nombre de esta calle puesto que data desde el pasado virreinal de la ciudad, por lo cual probablemente no esté documentado exactamente el porqué de esta episodio bien se puede suponer que ocurrió lo mismo que en otras calles cercanas a esta, por ejemplo, Mariano de Jesús Torres indica que la Calle de Mira al Llano (ahora tramo de Abasolo, el nombre de esta calle tambien tiene orígenes en el virreinato) recibía este nombre por la vista que tenía  hacia los llanos del pueblo de Santa Catarina, el cual se encontraba en la zona sur, lo mismo pasaba con la Calle de Mira al Río (ahora tramo de Morelos Sur, de igual manera con origen virreinal) la cual recibía ese nombre por la magnífica vista que tenía hacia las márgenes del Río Chiquito; por ende lo mismo debió ser tomado en cuenta en esta, no haciendo falta mencionar que desde aquí se tiene una perspectiva y muy buena vista aun en la actualidad y con los alcances de la urbanización de lo que en antaño eran conocidos como los Prados de Santa María de los Altos, ahora Loma de Santa María.

Vista hacia el extremo sur de la calle de
Mira al Prado


Hacia finales del siglo XIX y principios del XX, esta calle se conformaba por casas de buen aspecto y cómo céntrica contaba con buen asfalto y banqueta de cemento lo cual la hacía muy transitable, según lo refiere Mariano de Jesús Torres; la importancia de esta calle era tal dentro de la traza de la ciudad que incluso en ella establecio durante mucho tiempo su residencia el Señor Arzobispo Agapito Solórzano, en el extremo norte de esta calle.

Vista hacia el extremo norte de la calle de
Mira al Prado

En la actualidad esta calle no ha perdido relevancia dentro del paso cotidiano de la ciudad debido a que es una de las más próximas a los principales atractivos turísticos de la ciudad, como la Catedral, Plaza de los Mártires o de Armas, la Biblioteca Pública Universitaria y el Templo de la Merced; además de que resguarda buenas muestras de los estilos arquitectónicos que han imperado a través del gusto de sus moradores.

Marco de acceso a una accesoria marcada
con la letra C, la pieza data de mediados
del siglo XIX




Nomenclatura de las calles existentes entre 1840 y 1868 en el actual Sector Nueva España, antes Cuartel 4°

DE NORTE A SUR  Avenida Morelos Sur: -Calle de San Juan de Dios  (entre Avenida Madero Oriente y Valladolid) -Calle de Mira al Rí...