Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

El Tesoro de San Francisco y los Insurgentes (ocurrió en el Convento de San Francisco)

Muchas leyendas se han tejido basándose en la turbulenta historia que tiene la ciudad, una de ellas está, que cuando se se lee es capaz de transportar a otra época, para después quedarse con una sola duda.....¿acaso fue real este hecho?....y de ser así ¿qué ocurrió?, la verdad quizá nadie la sepa, pero tales palabras pasaran de generacion en generacion como lo han hecho hasta ahora. A continuación les dejo el texto en que se narra como ocurrieron los hechos en este, uno de los sitios con mayor misticismo de nuestra Morelia, juzga tu mismo y decide si creer o no creer.

Indagando yo una vez algunas noticias acerca de don Mariano Matamoros, tropecé con un viejo gordo, de cara ancha y redonda, de hablar insinuante, y pausado, criticón en demasía, sincero y generoso, indio de pura sangre, no pobre pero tampoco rico, empuñando siempre un bastón matacán, embozado en las aguas y en la seca, en el invierno y en el estío, con capote gris de paño de lana, amante de anécdotas y de leyendas, de cue…

La Azucena de las Carmelitas (ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas)

Todos los rincones del centro histórico de la ciudad siempre tienen algo que contar, desafortunadamente con el paso del tiempo esos secretos resguardados van desapareciendo o quedando olvidados tras los muros de los templos, conventos y casonas antiguas, tal es el caso de este suceso que ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas de Valladolid y que se aferra a desaparecer de la tradición oral de la virreinal Morelia; a pesar de que del lugar referido apenas queda un cascajo de lo que antiguamente fue, esta leyenda se niega a desaparecer. Este hecho ocurrió en lo que actualmente conocemos como la Central Vieja de Autobuses, en la zona sur del centro de la ciudad y ha pasado generación tras generación de la siguiente manera:
El Convento de las Carmelitas que estaba al sur de Morelia quedó, como todos, reducido a ruinas hace más de medio siglo. Una iglesita con su campanario en forma de palma con tres campanas y una esquila para llamar a maitines, que llevaban los re…

Calle de Comonfort (ahora de Aldama)

Nomenclatura de 1794: No existía.Nomenclatura de 1840: No existía.Nomenclatura de 1856: Calle de Comonfort, paralela a las calles de la Alhóndiga, de la Concordia, del Guapo y de la Aurora (ahora tramos de Corregidora) por el lado norte; y a las calles del Tecolote, del Mañoso, del Peine y del Licor (ahora tramos de Guerrero) por el lado sur.Nomenclatura de 1868: Calle 5a. de Matamoros.Nomenclatura de 1929: Calle de Aldama.Cuartel: Número 1.Sector actual: Independencia.

La calle de la cual trata esta publicación es una de las calles del centro más jóvenes, a pesar de su cercanía a las plazas principales y a la catedral no es tan antigua como pudiera pensarse. Su creación se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, por lo que se sabe de su nombre hasta el año de 1856 como Calle de Comonfort, aunque tambien en cada cuadra que la componía recibía el nombre de 1a. de Comonfort, 2a. de Comonfort y así sucesivamente hasta llegar a la 6a. de Comonfort, que a diferencia de otras calles de ese…

El Cordonazo de San Francisco (ocurrió en el desaparecido templo de San Luis Rey de Francia o del Tercer Orden)

En el complejo franciscano que se encontraba asentado en la virreinal ciudad de Valladolid, hoy Morelia, aparte del templo dedicado a San Francisco de Asís, fundador de tan sublime orden, se encontraba construido otro templo dedicado a San Luis Rey de Francia que era mejor conocido entre los antiguos pobladores como la Tercera Orden, bien sabido es para los morelianos actuales que este majestuoso templo desapareció como resultado de las Leyes de Reforma, pero, ¿qué maldición desencadenó la destrucción de este templo?, y, ¿quién pagó las consecuencias de tan terrible hecho?...a continuación la respuesta.
En Morelia, del Templo de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís, joya de arte y relicario histórico, no queda ya ni el polvo. Situado en un ángulo del cementerio del antiquísimo templo de los frailes franciscanos, se erguía con su torre afiligrana y su cúpula revestida de azulejos. En su recinto al pie de uno de los altares colaterales, estuvieron sepultados los restos mor…