Calle de las Carreras (ahora tramo de Dr. Miguel Silva)


  • Nomenclatura de 1794: Calle del Junco (tramo) o Calle 2a. del Junco.
  • Nomenclatura de 1840: Calle de las Carreras, paralela a la Calle del Crisol (ahora tramo de Serapio Rendón) por el lado poniente; y a una calle sin nombre (ahora tramo de Amado Nervo) por el lado oriente.
  • Nomenclatura de 1868: Calle 7a de Bravo (tramo).
  • Nomenclatura de 1929: Calle de Dr. Miguel Silva (tramo).
  • Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 3.
  • Sector actual: Revolución.

La calle de las Carreras originalmente formó parte de una de las más antiguas con las que contaba la ciudad, la mayoría de las calles del primer cuadro de la ciudad no tienen fecha exacta que marque cuando se trazaron o cuando comenzó a poblarse; esta calle aparece ya en los planos virreinales de la ciudad de Valladolid, periodo en el que esta formaba parte de la Calle del Junco, está abarcaba en su totalidad la actual calle de Dr. Miguel Silva, siendo esta la segunda de cinco cuadras que la conformaban en dirección sur a norte (esta calle no debe confundirse con la Calle del Junco de la nomenclatura de 1840); posteriormente en el año de 1840 la del Junco recibe una nueva nomenclatura que se caracterizaba por ser diferente en cada cuadra, de modo que este tramo comienza ser conocido como la Calle de las Carreras, nombre que ostentó hasta el año de 1868, en el que esta se integra a la Calle 7a de Bravo (está retomo las cuadras que tenía la del Junco en la etapa virreinal); el último cambio de nomenclatura llega en el año de 1929, recibiendo el nombre de Calle de Dr. Miguel Silva, nombre con el que es conocida hasta hoy día.


Placa de nomenclatura correspondiente a la de 1840, la
placa no corresponde a las dispuestas originalmente

Como calle de las Carreras está corría en dirección sur a norte, desplantando a partir la esquina de la Calle de Bobos (ahora cruce con Aquiles Serdán) en el extremo sur; y finalizaba al encontrarse con las esquinas de la Calle de Perú y la Calle de la Despedida (ahora cruce con 20 de Noviembre) en el extremo norte.


Vista parcial del plano de 1794, el número 1 indica la ubicación de la calle de las Carreras dentro
de la traza de la Calle del Junco

Sobre el origen del nombre de esta calle el escritor moreliano Mariano de Jesús Torres, relata en una pequeña crónica lo siguiente: "El vulgo conceptua por Calle de las Carreras a toda la referida 7a. de Bravo, que se forma de las calles denominadas de la Palma, de las Carreras, del Peligro, de las Ruinas y del Pichón, y se dice que en toda la calle que es larga, amplia y recta, tenían lugar antiguamente las carreras de caballos, pero realmente, solo la segunda de dichas calles es la que lleva el nombre de las Carreras. Carece de historia". En general toda la calle de Dr. Miguel Silva era conocida con el nombre de las Carreras, esto solo de manera coloquial, pues en la nomenclatura oficial solo un pequeño tramo llevaba ese nombre; se desconoce la fecha en que se comenzó a realizar dicha actividad, solo es seguro que hacia 1840 ya era llevada a cabo aquí pues se tomó en cuenta durante la asignación de la nomenclatura. 


Vista hacia el extremo norte de la calle
de las Carreras

El motivo de que fuera en esta calle donde se realizarán estas carreras es porque es una calle recta, amplia y muy larga, características que la conviertían en la pista adecuada para dicha actividad. En otra de sus publicaciones llamada "La Lira Michoacana", el mismo autor hace referencia sobre esta calle de la siguiente manera: "Antes esta calle (incluida la de las Carreras, del Peligro, de las Ruinas y la del Pichón) era famosa por las riñas entre la gente del pueblo." Quizá esto que menciona el autor pueda ligarse de alguna manera con la función que cumplía la calle, generalmente en ese tipo de eventos la euforia se hace presente y más de algún empedernido debió provocar múltiples riñas, pero esto no siempre fue así, en la segunda mitad del siglo XIX la zona comenzó a avecindarse más, cosa que vino a dar algo de tranquilidad, al grado que esta calle también comenzó a ser conocida por los "Altares de Dolores que se colocaban los Viernes Santo", los que eran muy concurridos, de modo que la calle que en un tiempo era famosa en la ciudad por sus peleas se convirtió en un lugar tranquilo para vivir y de aquel pasado agitado solo quedó el nombre de la Calle de las Carreras.


Vista hacia el extremo sur de la calle
de las Carreras


A principios del siglo pasado esta calle se encontraba bien enlozada en ambos lados, era de mediano tránsito y durante su trayecto tenía casas de regular aspecto; actualmente sigue siendo una calle tranquila que a diferencia de otras no es tan comercial, esto le ha ayudado a que entre las fincas que la componen se conserven algunas antiguas que aún son utilizadas como casa habitación. En general al caminar por aquí puede encontrar ejemplos de la arquitectura típica de la ciudad en las fachadas de algunas casas, que no por su sencillez dejan de ser importantes. 


Marco de acceso a una casa con el número 25, posiblemente
asignado durante la nomenclatura de 1868

Marco de acceso a una casa donde posiblemente
estuvo incrustado el número asignado en la
nomenclatura de 1840 (el tamaño del hueco en
el extremo superior izquierdo es característico
de las casas donde fueron removidos estos)

Fachada típica de una sencilla casa moreliana 




Comentarios

Entradas populares