Ir al contenido principal

De avisos y publicidad en Morelia desde el siglo XIX a principios del XX

Si bien la sociedad moreliana del siglo XIX y principios del XX tuvo que vivir etapas llenas de agitación y grandes crisis en el país de todo tipo, también fue una sociedad que se adaptó a los cambios que estas trajeron. Con la consumación de la Independencia llegó a la todavía Valladolid un periodo de incertidumbre, según la crónica de diversos historiadores la ciudad vio reducida considerablemente su población a raíz de la guerra que asoló por poco más de diez años a la recién conformada nación mexicana. Finalmente poco a poco la sociedad comenzó a estabilizarse y entró en la cotidianeidad que la caracterizo por mucho tiempo como una sociedad de provincia llena de tranquilidad y apacible.
Hoy en día para nosotros la publicidad puede llegar a ser un tanto tediosa, diariamente somos bombardeados con anuncios de todo tipo en televisión, radio, redes sociales, etcétera; al grado de que a últimas fechas se ha acuñado el término "contaminación visual y auditiva", el cual está muy ligado al tema del comercio, pero, ¿cómo era la publicidad en aquella pequeña Morelia?, durante mi última visita que realice a la Hemeroteca Pública "Mariano de Jesús Torres" tuve la oportunidad de consultar algunos diarios de circulación local provenientes de los años 1829, 1868, 1898 y 1902 que brindan datos a este cuestionamiento, además de que ilustran la evolución de la publicidad a través de los años llevándola de lo general a la de tipo personalizado. Veamos los siguientes ejemplos:

Periódico Político "El Astro Moreliano", de circulación local en la ciudad de Morelia, emitido por primera vez el Miércoles 2 de Abril de 1829; este periódico se caracterizó por abordar únicamente temas que hacen referencia a asuntos políticos en los tres niveles de gobierno, dedicando un espacio al debate con sus lectores y otro muy breve a publicaciones de tipo literarias y avisos. Era editado por el Sr. José Miguel de Oñate, su impresión se llevaba a cabo en la Imprenta del Estado, a este personaje se le considera el primer impresor que hubo en la ciudad y a la publicación como el primer periódico oficial con que se contó. La imprenta se ubicaba en la Séptima Calle del Limón, ahora tramo de Corregidora, entre las calles de Rayón y Quintana Roo.


Aviso colocado en el Astro Moreliano donde se anunciaba la novedad de un microscopio solar que servía a modo de entretenimiento de las familias morelianas, incluso en estos anuncios se brinda la ubicación de los comercios, por ejemplo, este microscopio se encontraba en la Segunda Calle del Obispado #2 (esta nomenclatura aún corresponde a la dispuesta en el año de 1794, a cada cuadra que conformaba una calle se le daba el nombre de primera, segunda, tercera, etcétera),  en la actualidad esta dirección se ubica sobre la calle de Juárez, entre Melchor Ocampo y Santiago Tapia.


Otro de los anuncios que se colocaban con fines comerciales en este periódico, era el que correspondía a un profesor que impartía enseñanza en diversas materias de manera particular, este anuncio tambien brinda otra ubicación, la de la esquina de San Juan de Dios, nombre con el que antiguamente era conocida la Plaza Melchor Ocampo, posiblemente puede referirse a las esquinas de las calles donde dan comienzo las calles de Valladolid o Allende.

En este otro aviso se comunicaba a la población de la venta de una jabonería y una casa que se situaba en la Tercera Calle de Mira al Río #29, en la actualidad esta dirección puede ubicarse en la Avenida Morelos Sur, entre las calles de Antonio Alzate y Lic. Soto Saldaña.

En este caso se avisa que se pone a la venta una propiedad denominada La Quinta Grande, esta propiedad se encontraba en las orillas de la ciudad en lo que actualmente es la calle de Plan de Ayala.

Este anuncio corresponde a un médico recién llegado de la capital, el cual ofrecía sus servicios en la Segunda Calle del Obispado #3, actualmente esta dirección corresponde a la calle de Juárez, entre las calles de Melchor Ocampo y Santiago Tapia; se encontraba a un costado de la casa donde estuvo el microscopio del cual se hizo mención.

En este caso se anunció la venta de una propiedad, la persona que daba informes sobre este asunto vivió en la Sexta Calle del Limón #4, en la actualidad esta dirección corresponde a la calle de Corregidora, entre las calles de Galeana y Rayón.

Otro médico que aprovecho las páginas del Astro Moreliano para anunciarse fue el que se encontraba en el Portal de Nuestra Señora del Carmen #3, este portal corresponde al que actualmente conocemos como el Portal Aldama, sobre la calle de Allende.

Otro de los anuncios que aquí se publicaron es el que notifica a la población la venta de un librillo de fábulas por el precio de 10 reales si era empastada y 7 si carecía de esta, eran expedidos en la Imprenta del Estado, misma donde se fabricaba este periódico, que se encontraba en la Séptima Calle del Limón, actualmente esta dirección corresponde a la calle de Corregidora,entre las calles de Rayón y Quintana Roo; la Aurora que se menciona es la tienda que años después sería tomada en cuenta para nombrar a este lugar como la Calle de la Aurora.

Además de anunciarse diversos servicios y ventas, en este periódico tambien se daba a conocer la cartelera del recién formado "Teatro Coliseo", actual Teatro Ocampo. La imagen corresponde a la función que se daría el día 31 de Diciembre de 1829, en la cual se presentaría la famosa obertura del Barbero de Sevilla, seguida de una tragedia y se cerraría con broche de oro con una muestra de opera.

Otro de los periódicos que cuenta con ejemplos de esta dinámica, es el "Constitucionalista, Periódico Semi-Oficial del Congreso del Estado de Michoacán", este además de hablar de política dejaba pequeños espacios para dar a conocer diferentes acciones en el gobierno, como el mejoramiento de la infraestructura en la ciudad de Morelia y demás municipios, así como para la publicación de servicios. Este se imprimía en la imprenta del Señor Octaviano Ortiz, dicha imprenta se encontraba en la esquina de la Plazuela de las Ánimas y la Calle del Nopalito, ahora esquina que se forma de las calles de Aquiles Serdán y Luis Moya, al costado norte de la plazuela de Villalongín. En esta etapa la publicidad y avisos se tornan un poco más llamativos en comparación con los del Astro Moreliano y podría decirse que era una publicidad un poco más personalizada, en este periódico es importante de resaltar que se maneja aun la nomenclatura de 1840, justamente en ese año de 1868 es cuando se aprueba la nueva pero de eso hablaremos en otra ocasión; a continuación los ejemplos de avisos y publicidad en este:


Anuncio que colocó en este periódico un profesor de instrucción primaria el cual podía encontrarse en la Calle de la Concordia #5, actualmente esta dirección corresponde a la calle de Corregidora, entre las calles de Abasolo y Galeana.


Otro de los anuncios que se hicieron aquí, fue el de un estudio fotográfico situado en el Colegio de Infantes, el cual se encontraba en la actual calle de Allende, entre Morelos Sur y García Obeso, a un costado de la plaza de Melchor Ocampo.

Incluso en este periódico se llegaron a publicar avisos de tipo legal, como este que hacía pública la propiedad única de unas casas que se encontraban en la Calle de los Aguacates #6 y #7 que para ese fecha pertenecían a Doña Victoriana Gracía, en la actualidad estas se encontraban en la calle de Antonio Alzate, entre las calles de Virrey de Mendoza y Morelos Sur.


Otro de los anuncios que un moreliano de aquel tiempo podía encontrar al leer el periódico era este en el que se ponía a la venta un piano en la Calle del Clarín #8, en la actualidad esta dirección se ubica en la Avenida Madero Oriente, entre las calles de Amado Nervo y Dr. Miguel Silva.


Y a falta de los grandes monopolios comerciales como con los que se cuenta hoy en la ciudad, porque no acudir al Danubio, en el Portal de Aldama #3 y comprar tela de todas calidades y abarrotes; el portal Aldama continúa ostentando el mismo nombre hoy en día.


Y si pensaban que el abandono y descuido de propiedades en el centro histórico de la ciudad  es cosa nueva, pues no, al menos así lo deja ver un aviso publicado en el cual se hace de conocimiento público que los legítimos dueños de  las propiedades en la Calle de la Esperanza (ahora tramo de Quintana Roo, entre Madero Poniente y Allende), la Calle de la Libertad (ahora tramo de Allende, entre Rayón y Quintana Roo) y la Calle de Mira al Prado (ahora tramo de Rayón, entre Madero Poniente y Allende).


Entre los anuncios publicados se encuentra este que publico el Dr. Gabino R. Mota, que despachaba en la Calle del Castaño #23, actualmente esta calle lleva el nombre de Nicolás Romero.


Además en esta etapa se comienza a publicar publicidad de negocios de otros lugares, como este que corresponde a una Fábrica de Sedas de la Ciudad de México, ubicada en la Calle de Santa Isabel #8, en la actualidad esta calle forma parte de la Avenida 5 de Mayo.

El último de los periódicos al que haremos referencia es el que llevaba por nombre "El Comercio de Morelia", este circulo en la ciudad entre los años de 1899 y 1902; estaba destinado casí en su totalidad a la publicación de anuncios de tipo comercial y en menor cantidad noticias, poesía, etcétera, se publicaba de manera semanal con un tiraje de 1000 ejemplares los días sábado y tenía como editor principal al Sr. Enrique Elizarrarás. Aquí la publicidad comienza a ser muy parecida a la que conocemos actualmente, un poco engañosa pues hacía promoción a ciertos productos milagro, etcétera.  En este el costo por publicar un aviso era de diez centavos por pulgada cuadrada. A continuación ejemplos de este:


Este anuncio corresponde al de un médico que se encontraba en la Calle de la Concordia #53, actualmente esta dirección corresponde a la calle de Corregidora, entre las calles de Abasolo y Galeana; a pesar de que para esta fecha ya estaba en desuso la nomenclatura de 1840 de manera oficial entre los pobladores de la ciudad era la que servía aún de referencia para dar direcciones.


Otro de los anuncios publicados es este, que correspondía a la Fábrica de Cigarros el Triunfo, su expendio se encontraba en la Plaza de la Paz #1, ahora plaza de Melchor Ocampo y el lugar donde se fabricaban se encontraba en la Calle del Guapo #54, esta dirección corresponde a la ahora calle de la Corregidora, entre las de Galeana y Rayón.


Y para la sobremesa después de la hora de la comida, unos dulces tradicionales de la "Dulceria El Globo", ubicada en la Calle de la Caravana #23, hoy en día esta dirección corresponde a la calle de 20 de Noviembre, entre Álvaro Obregón y Pino Suárez.


Y en este caso nuevamente se anuncia el médico Alfredo González, pero ahora en un nuevo domicilio ubicado en la Calle de la Industria #13, ahora esta dirección se encuentra en la calle de Rayón, entre las de Corregidora y Guerrero.


Y si de zapatos se trataba, la gente podía acudir a "La Bota Fuerte" y adquirir lo último en moda de calzado para hombres y mujeres, este negocio se ubicaba en la Calle de Santa Catarina #15, actualmentente esta dirección corresponde  a la calle de Corregidora, entre las calles de Corregidora y Aldama.


Otro negocio del mismo ramo pero dedicado únicamente a las damas morelianas era "El Botín de las Damas", se ubicaba en la Calle 1a. de Iturbide #4, hoy en día podemos ubicar esta dirección en la calle de Valladolid.


Y para un buen de zapatos adquiridos en alguno de los negocios mencionado anteriormente, un traje adquirido en la Sastrería del Sr. José Díaz Gutiérrez, quien se encontraba en su nuevo taller de la Calle 2a. Nacional, antigua de San Nicolás; ahora tramo de Madero Poniente, entre Galeana y Abasolo. Nótese la mezcla de la nomenclatura de 1840 y la de 1868, esta última vigente en esta etapa pero poco utilizada.


Otro de los anuncios que se colocaba en este periódico es el que correspondía a la Profesora de Música María del Río de del Río, que impartía sus clases en la Calle 3a. de Guerrero, antigua calle de la Flor y ahora calle de Emiliano Zapata, entre Heroe de Nacozari y Pino Suárez.


Otra de las cosas que el lector podía encontrarse aquí era este anuncio correspondiente a una Casa de Asistencia, que se ubicaba en la Calle de las Amapolas #7, actualmente esta calle forma parte de la de Aquiles Serdán, entre Belisario Domínguez y Dr. Miguel Silva.


En algunas ediciones del periódico tambien publicó un anuncio para ofrecer sus servicios el Abogado Felix Lemus Olañeta, quien despachaba en la Cerrada de San Agustín #4, actualmente la calle lleva el nombre de Hidalgo pero sigue siendo conocida como la Cerrada de San Agustín.



Y si, desde ese tiempo ya existía la publicidad engañosa que prometía muchas cosas, en este caso un Elixir de Nogal que se expendía en la Gran Farmacia Central, ubicada en la esquina de las calles de Jazmines y de San Nicolás, ahora cruce de Madero Poniente y Guillermo Prieto.


Otro ejemplo de esto eran las Píldoras Tocologicas del Dr. Nicanor Bolet, que aseguraban que el consumirlas conservaba la salud y belleza de las mujeres morelianas, estas se vendían en la Gran Farmacia Central.


Y para los niños tambien se anunciaban medicinas, como este complemento alimenticio que era elaborado en la Calle del Milagro #14, hoy en día esta calle forma parte de la de Belisario Domínguez, entre las calles de Aquiles Serdán y 20 de Noviembre.


Este periodico tambien se caracterizo por publicar anuncios de otros lugares, por ejemplo este negocio de venta de maquinaria que se ubicaba en la Calle del Espíritu Santo #2 en la Ciudad de México.


Incluso se publicaron anuncios del extranjero como este que corresponde a la International Aural Clinic, que se encontraba en la ciudad de Chicago Ill., que prometía curar la sordera.


Y para las damas morelianas preocupadas por cuidar de su aspecto y lucir bien, se expendian productos de belleza en la Gran Farmacia Central.


Anuncio correspondiente a un depósito de órganos, establecido en la Calle 1a Nacional #60, en la actualidad esta calle forma parte de la Avenida Madero Oriente.


Abogado establecido en la Calle de la Palma #16, ahora esta corresponde a la calle de Dr. Miguel Silva, entre Madero Oriente y Aquiles Serdán.





Comentarios

Entradas populares de este blog

La Azucena de las Carmelitas (ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas)

Todos los rincones del centro histórico de la ciudad siempre tienen algo que contar, desafortunadamente con el paso del tiempo esos secretos resguardados van desapareciendo o quedando olvidados tras los muros de los templos, conventos y casonas antiguas, tal es el caso de este suceso que ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas de Valladolid y que se aferra a desaparecer de la tradición oral de la virreinal Morelia; a pesar de que del lugar referido apenas queda un cascajo de lo que antiguamente fue, esta leyenda se niega a desaparecer. Este hecho ocurrió en lo que actualmente conocemos como la Central Vieja de Autobuses, en la zona sur del centro de la ciudad y ha pasado generación tras generación de la siguiente manera:
El Convento de las Carmelitas que estaba al sur de Morelia quedó, como todos, reducido a ruinas hace más de medio siglo. Una iglesita con su campanario en forma de palma con tres campanas y una esquila para llamar a maitines, que llevaban los re…

El Cordonazo de San Francisco (ocurrió en el desaparecido templo de San Luis Rey de Francia o del Tercer Orden)

En el complejo franciscano que se encontraba asentado en la virreinal ciudad de Valladolid, hoy Morelia, aparte del templo dedicado a San Francisco de Asís, fundador de tan sublime orden, se encontraba construido otro templo dedicado a San Luis Rey de Francia que era mejor conocido entre los antiguos pobladores como la Tercera Orden, bien sabido es para los morelianos actuales que este majestuoso templo desapareció como resultado de las Leyes de Reforma, pero, ¿qué maldición desencadenó la destrucción de este templo?, y, ¿quién pagó las consecuencias de tan terrible hecho?...a continuación la respuesta.
En Morelia, del Templo de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís, joya de arte y relicario histórico, no queda ya ni el polvo. Situado en un ángulo del cementerio del antiquísimo templo de los frailes franciscanos, se erguía con su torre afiligrana y su cúpula revestida de azulejos. En su recinto al pie de uno de los altares colaterales, estuvieron sepultados los restos mor…

Calle de las Carreras (ahora tramo de Dr. Miguel Silva)

Nomenclatura de 1794: Calle del Junco (tramo) o Calle 2a. del Junco.Nomenclatura de 1840: Calle de las Carreras, paralela a la Calle del Crisol (ahora tramo de Serapio Rendón) por el lado poniente; y a una calle sin nombre (ahora tramo de Amado Nervo) por el lado oriente.Nomenclatura de 1868: Calle 7a de Bravo (tramo).Nomenclatura de 1929: Calle de Dr. Miguel Silva (tramo).Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 3.Sector actual: Revolución.
La calle de las Carreras originalmente formó parte de una de las más antiguas con las que contaba la ciudad, la mayoría de las calles del primer cuadro de la ciudad no tienen fecha exacta que marque cuando se trazaron o cuando comenzó a poblarse; esta calle aparece ya en los planos virreinales de la ciudad de Valladolid, periodo en el que esta formaba parte de la Calle del Junco, está abarcaba en su totalidad la actual calle de Dr. Miguel Silva, siendo esta la segunda de cinco cuadras que la conformaban en dirección sur a norte (esta calle no debe confu…