Ir al contenido principal

Calle de la Factoría (ahora tramo de la calle de Allende)

  • Nomenclatura de 1794: Calle de la Factoría (tramo) o Calle 5a. de la Factoría.
  • Nomenclatura de 1840: Calle de la Factoría, paralela a la calle del Tesoro (ahora tramo de la Avenida Madero Poniente) por el norte; y a la del Guapo (ahora tramo de La Corregidora) por el sur.
  • Nomenclatura de 1868: Calle 1ª de Matamoros (tramo).
  • Nomenclatura de 1929: Calle de Allende (tramo).
  • Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 1.
  • Sector actual: Independencia.




Hablar de la historia de la nomenclatura de esta calle es sin lugar a dudas tocar uno de los secretos mejor conservados que tiene nuestra ciudad, pues la historia que gira en torno a esta calle gira en torno a la vida cotidiana y a la organización que había en la ciudad de Valladolid en el virreinato.


Ubicación de la Calle de la Factoría en un plano de
 fines del siglo XIX (para ese entonces ya formaba
 parte de la Calle 1a de Matamoros)


En tiempos del virreinato, la Calle de la Factoría quedaba integrada dentro de la calle del mismo nombre (para el año de 1794 esta calle se componía de nueve pares de manzanas incluidas entre ellas las calles de los portales de Consistoriales y del Carmen, ahora portales de Aldama y Allende; en el contexto actual la calle de la Factoría abarcaba casi la totalidad de la calle de Allende). Para el año de 1840 en la que ya para ese tiempo era la ciudad de Morelia se asigna una nueva nomenclatura la cual tenía como característica principal la asignación de nombres por cada par de manzanas, de modo que, solo un par de estas siguió siendo conocida como la Calle de la Factoría; para el año de 1868 las autoridades en turno asignan otra nueva nomenclatura a las calles existentes, en la cual, la calle de la Factoría queda integrada dentro de la Calle 1ª de Matamoros, permaneciendo así de manera oficial por más de medio siglo, para posteriormente en el año de 1929 ser bautizada finalmente como la Calle de Allende.

Como Calle de la Factoría dentro del contexto de la nomenclatura de 1840, esta calle corría de oriente a poniente colindando por el oriente con la calle del Comercio y por el poniente con la de la Libertad; desplantando a partir de las esquinas de las calles de Santa María y del Sombrero (ahora cruce de la Galeana y Allende) por el extremo oriental; y desembocando en las esquinas de las calles de Mira al Prado y del Sorongo (ahora cruce de Ignacio López Rayón y Allende).

A pesar de no ser tan antiguas las placas de este tipo
hacen referencia a la nomenclatura asignada en 1840

Respecto al nombre de esta calle, es importante no pasar por alto la referencia de la Calle de la Factoría, la cual, se refiere al nombre que originalmente se daba al soberbio edificio del orden toscano o neoclásico debido a que fue construido ex-profeso para la Factoría de Tabacos, fuente de altos ingresos para la corona española en la época colonial. Por todo lo anterior, la calle donde se ubica el Palacio Municipal se conoció desde 1794 hasta 1868 como la Calle de la Factoría.

Edificio de la antigua Factoría o Estanco de Tabaco
de Valladolid, ahora Palacio Municipal


Casa donde vivió Melchor Ocampo
En las primeras décadas del siglo XX, el autor moreliano Mariano de Jesús Torres realizó una descripción de esta calle y del mencionado edificio de la Factoría, en la cual, brinda datos del pasado de esta calle. Menciona que "esta calle estaba conformada por casas de buen aspecto, como son el antiguo edificio de la Factoría, hoy Palacio Municipal, la casa que fue del Señor Vicente Estrada y en la acera que mira al sur, la casa donde murió el Señor Canónigo Julián de Vélez, protector de la juventud y fundador de los colegios de Guadalupe y de San Vicente de Paúl; como calle céntrica está bien enlosada y pavimentada." Como dato adicional es importante recalcar que en esta calle también vivió Don Melchor Ocampo, su casa se encontraba situada a un costado del Palacio Municipal. 

Vista actual hacia el extremo oriental de la
Calle de la Factoría

Entrada principal de la Factoría
Además de brindar una breve descripción del aspecto que tuvo la calle, el autor realiza una remembranza histórica del edificio que dio su nombre a la calle en la que se encuentra por más de medio siglo, la cual dice así: Fue en un principio este edificio Factoría de Tabacos, que se construyó en el año de 1790 con las ganancias del tabaco (las cuales evidentemente eran altas pues la corona controlaba el movimiento mercantil de este producto, siendo las autoridades virreinales las únicas con facultades para comerciar con este). En 1821 el gobierno civil ocupó los altos del edificio para sus oficinas, quedando en los bajos los de la Factoría. En 1860 se situó en el edificio expresado el gobierno con su secretaria, la Tesorería General y la Jefatura de Hacienda, esto en los altos; y en los bajos se instalaron las oficinas del Supremo Tribunal de Justicia y las Alcaldías o Juzgados Menores,el departamento continuo lo destino para Aduana o Administración de Rentas. 
En decreto del 11 de Marzo de 1861 el gobierno cedió al Ayuntamiento de Morelia el palacio, para pagarle parte de la deuda que tenía con sus fondos. En tal virtud, el Ayuntamiento, con su secretaría, tesorería y alcaldes municipales se instaló en los altos, permitiendo que se quedasen allí la Prefectura, las Salas del Supremo Tribunal de Justicia y las Alcaldías. En el costado oriente de este palacio (puerta de entrada que se encuentra en la actual calle de Ignacio López Rayón, antigua del Sorongo) se encontró también el Cuartel de Policía, el cual se comunicaba con el interior del citado palacio.

Vista hacia el extremo poniente de la
Calle de la Factoría

Detalle de la fachada de una casa que para el
año de 1840 ostentaba el #6 de la Calle de la
Factoría con la accesoria B

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Azucena de las Carmelitas (ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas)

Todos los rincones del centro histórico de la ciudad siempre tienen algo que contar, desafortunadamente con el paso del tiempo esos secretos resguardados van desapareciendo o quedando olvidados tras los muros de los templos, conventos y casonas antiguas, tal es el caso de este suceso que ocurrió en el desaparecido Beaterio de las Carmelitas Descalzas de Valladolid y que se aferra a desaparecer de la tradición oral de la virreinal Morelia; a pesar de que del lugar referido apenas queda un cascajo de lo que antiguamente fue, esta leyenda se niega a desaparecer. Este hecho ocurrió en lo que actualmente conocemos como la Central Vieja de Autobuses, en la zona sur del centro de la ciudad y ha pasado generación tras generación de la siguiente manera:
El Convento de las Carmelitas que estaba al sur de Morelia quedó, como todos, reducido a ruinas hace más de medio siglo. Una iglesita con su campanario en forma de palma con tres campanas y una esquila para llamar a maitines, que llevaban los re…

El Cordonazo de San Francisco (ocurrió en el desaparecido templo de San Luis Rey de Francia o del Tercer Orden)

En el complejo franciscano que se encontraba asentado en la virreinal ciudad de Valladolid, hoy Morelia, aparte del templo dedicado a San Francisco de Asís, fundador de tan sublime orden, se encontraba construido otro templo dedicado a San Luis Rey de Francia que era mejor conocido entre los antiguos pobladores como la Tercera Orden, bien sabido es para los morelianos actuales que este majestuoso templo desapareció como resultado de las Leyes de Reforma, pero, ¿qué maldición desencadenó la destrucción de este templo?, y, ¿quién pagó las consecuencias de tan terrible hecho?...a continuación la respuesta.
En Morelia, del Templo de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís, joya de arte y relicario histórico, no queda ya ni el polvo. Situado en un ángulo del cementerio del antiquísimo templo de los frailes franciscanos, se erguía con su torre afiligrana y su cúpula revestida de azulejos. En su recinto al pie de uno de los altares colaterales, estuvieron sepultados los restos mor…

Calle de las Carreras (ahora tramo de Dr. Miguel Silva)

Nomenclatura de 1794: Calle del Junco (tramo) o Calle 2a. del Junco.Nomenclatura de 1840: Calle de las Carreras, paralela a la Calle del Crisol (ahora tramo de Serapio Rendón) por el lado poniente; y a una calle sin nombre (ahora tramo de Amado Nervo) por el lado oriente.Nomenclatura de 1868: Calle 7a de Bravo (tramo).Nomenclatura de 1929: Calle de Dr. Miguel Silva (tramo).Cuartel (1794, 1840 y 1868): Número 3.Sector actual: Revolución.
La calle de las Carreras originalmente formó parte de una de las más antiguas con las que contaba la ciudad, la mayoría de las calles del primer cuadro de la ciudad no tienen fecha exacta que marque cuando se trazaron o cuando comenzó a poblarse; esta calle aparece ya en los planos virreinales de la ciudad de Valladolid, periodo en el que esta formaba parte de la Calle del Junco, está abarcaba en su totalidad la actual calle de Dr. Miguel Silva, siendo esta la segunda de cinco cuadras que la conformaban en dirección sur a norte (esta calle no debe confu…